lunes, 7 de noviembre de 2016

Mal Trago. Carlos Bassas del Rey


La editorial Alrevés nos presenta “Mal trago”, la tercera entrega del inspector Herodoto Corominas, un policía común – que no chusquero- con un marcado acento hacia lo social. Un hombre letrado –sus acertadas citas en latín lo atestiguan-, que lidia con sus propios fantasmas mientras trata de esclarecer asesinatos en Ofidia, la ciudad imaginada por Carlos Bassas del Rey, un lugar inexistente donde se dibuja una sociedad como la de cualquier capital de provincia.

Desde que apareció el inspector Corominas el 2013 con “El honor es una mortaja” (Premio de Novela Negra Ciudad de Carmona) el personaje ha evolucionado. Aquí nos encontramos a un Corominas que no está pasando por su mejor momento. Su padre acaba de morir y aunque arrastraba un conflicto paternal con el famoso catedrático de Historia Antigua, su muerte le ha dejado tocado. La vida pasa y él no es feliz, la jubilación está a la vuelta de la esquina y siente que la soledad, ese monstruo que acompaña a la vejez, le acecha.

Y así, tocado y casi, casi hundido, el inspector Herodoto (bautizado así en homenaje al Padre de la Historia) deberá enfrentarse a un caso que conmoverá a la opinión pública. Aitor Iragui, un niño de diez años de procedencia humilde aparece muerto durante la demolición de la finca de los Díaz de Ubago, una familia de rancio abolengo de Ofidia. El cadáver, amortajado con un traje de comunión de marca blanca, aparece dentro de una caja fuerte sin marcas aparentes.

Última entrada

Tierra de Campos. David Trueba