lunes, 7 de noviembre de 2016

Mal Trago. Carlos Bassas del Rey


La editorial Alrevés nos presenta “Mal trago”, la tercera entrega del inspector Herodoto Corominas, un policía común – que no chusquero- con un marcado acento hacia lo social. Un hombre letrado –sus acertadas citas en latín lo atestiguan-, que lidia con sus propios fantasmas mientras trata de esclarecer asesinatos en Ofidia, la ciudad imaginada por Carlos Bassas del Rey, un lugar inexistente donde se dibuja una sociedad como la de cualquier capital de provincia.

Desde que apareció el inspector Corominas el 2013 con “El honor es una mortaja” (Premio de Novela Negra Ciudad de Carmona) el personaje ha evolucionado. Aquí nos encontramos a un Corominas que no está pasando por su mejor momento. Su padre acaba de morir y aunque arrastraba un conflicto paternal con el famoso catedrático de Historia Antigua, su muerte le ha dejado tocado. La vida pasa y él no es feliz, la jubilación está a la vuelta de la esquina y siente que la soledad, ese monstruo que acompaña a la vejez, le acecha.

Y así, tocado y casi, casi hundido, el inspector Herodoto (bautizado así en homenaje al Padre de la Historia) deberá enfrentarse a un caso que conmoverá a la opinión pública. Aitor Iragui, un niño de diez años de procedencia humilde aparece muerto durante la demolición de la finca de los Díaz de Ubago, una familia de rancio abolengo de Ofidia. El cadáver, amortajado con un traje de comunión de marca blanca, aparece dentro de una caja fuerte sin marcas aparentes.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Vernon Subutex I. Virginie Despentes





Literatura Random House nos ofrece la primera entrega de lo que será una trilogía de la polémica escritora y directora francesa; Virginie Despentes. La novela, traducida por Noemí Sobregués, es la historia de una generación que pensaba que se iba a comer el mundo y que ahora, desencantada y deprimida, vaga por ese mundo con la angustia de ser devorada por el nuevo siglo. Con un estilo mordaz y lleno de ironía la autora refleja y critica la sociedad francesa actual.

Desde su debut con la novela “Fóllame”(1993) llevada al cine; Despentes (el nombre de un barrio de Lyon donde la autora vivió unos años y que utiliza como pseudónimo) acarrea la etiqueta de fille terrible de las letras francesas, y lo cierto es que esta mujer rebelde, feminista y transgresora no deja indiferente a nadie. Su ensayo “King Kong teoría” (2007) en el que tocaba temas como la violación, la prostitución y los trabajos basura, a través de su experiencia personal, supuso un empuje al feminismo contemporáneo.

En esta ocasión su protagonista es un hombre: Vernon Subutex. Y lo es porque tal como confesaba a Lucía Lijtmaer en una entrevista para eldiario.es
Hace lo que le da la puta gana y todo el mundo lo ve como un derecho. Si Vernon fuera   una chica igual hubiera tenido los mismos lectores, pero la crítica lo hubiera recibido de manera diferente: una señora de cincuenta años follando con todo el mundo hubiera levantado muchas preguntas, un hombre en la misma situación resulta cool.

Subutex es un desclasado, un looser, un hombre solitario carente de una estructura familiar a la que acudir en estos momentos difíciles, pero Subutex es también el medio a través del cual echaremos un vistazo a lo que se cuece en la actual sociedad francesa. Nuestro protagonista, no ha sabido adaptarse a las exigencias dictadas por el gran capital y se ha visto obligado a cerrar su negocio; una tienda de discos antaño próspera de nombre Revolver que congregaba a músicos y consumidores de rock de distinta calaña. Le pilla tarde el fracaso, casi con medio siglo encima y también – hay que decirlo- ya instalado en una apatía y una desilusión que parece generalizada. Así que, una vez liquidados stocks, ahorros, prestaciones y sobretodo, tras la inesperada muerte de su famoso amigo; Axel Bleach, un cantautor francés que de vez en cuando le pagaba el alquiler, Vernon Subutex es expulsado de su piso y en cierto modo también de la sociedad. 




Descubriréis más de Virginie Despentes en esta buena entrevista de Lola J.C Elkin

miércoles, 5 de octubre de 2016

Yeruldelgger. Muertos en la estepa. Ian Manook




La editorial Salamandra, dentro de su colección de novela negra (Black Salamandra) nos trae este emocionante thriller escrito originalmente en el 2013 por el francés Ian Manook y traducido por José Manuel Fajardo.
Ian Manook, es el pseudónimo del escritor, editor y periodista Patrick Manoukian (Meudon,1949). El autor, nos introducirá en esta obra, de la mano del rotundo comisario Yeruldelgger, en la desconocida Mongolia. Un  viaje a través de una trama bien construida en la que se mezclan el misticismo y la tradición con una  acción constante y un suspense que se mantiene a lo largo de sus 480 páginas

Todo empieza en la estepa, un paisaje duro y bello presente en toda la obra. Allí, una humilde familia nómada encuentra enterrado el cuerpo de una niña de cinco años junto a su triciclo. El comisario de la policía de Ulán Bator, la capital mongola, observa el macabro hallazgo. Es Yeruldelgger, un hombre lleno de cólera, violento, brutal, enfadado con el universo, un hombre atrapado por su desgraciado pasado. Hoy, para variar no es su día, viene de la capital donde ha recogido pistas de un triple asesinato en una fábrica china. Tres cuerpos castrados y llenos de heridas que también reclaman justicia. Por fortuna no está solo, aunque él quiera aislarse, la forense Solongo y la joven inspectora Oyun están a su lado, ambas le quieren, le admiran y le respetan. Las dos mujeres y él forman un triángulo, no solo profesional sino también emocional, que ayuda al comisario a lidiar con su triste realidad; una hija muerta, otra que le odia y una esposa que le dejó.

Seguir leyendo en abrirunlibro.com
 

domingo, 14 de agosto de 2016

Marley estaba muerto. Carlos Zanón


Carlos Zanón nos lleva de visita al "lado oscuro" con esta impactante obra formada por catorce historias del autor  galardonado con el premio Dashiell Hammett 2015 por "Yo fui Johnny Thunders" (premio que entrega la Asociación Internacional de Escritores Policíacos).

Catorce historias- algunas conectadas entre sí- que comparten un nexo en común; La Navidad, pero que eso no os engañe, ningún "cuento" está impregnado por el espíritu azucarado reinante en esas fechas. Aquí, la Navidad es contexto, un aspecto más que contribuye a crear en toda la novela un clima cargado de nostalgia, desesperación y melancolía.

Otro elemento que contribuye a potenciar ese clima es el escenario donde se desarrollan las historias; Barcelona, la Barcelona menos comercial, la disimulada, la Barcelona de barrio pobre, la de los suburbios, esa Barcelona que cuando aparece en los medios lo hace casi siempre ligada a la violencia y a la delincuencia, esa Barcelona que tan bien recrea Zanón en sus obras.

Es en este contexto donde el autor da voz y vida a sus personajes, todo un abanico de protagonistas de lo más variopinto; locos, dementes y desahuciados, yonquis, prostitutas, maltratadas y maltratadores, pobres, parados y currantes en precario, o simplemente, la peor versión del ser humano. Todos ellos desfilan por estas breves, pero intensas historias, cargados con sus desvelos y sus paranoias. Todos ellos serán para nosotros actores inocentes, sorprendidos en momentos puntuales de su vida y obligados, por desconocimiento, a abrirse sin pudor a nuestra curiosidad. Porque Zanón, encarnado en el fantasma de las navidades presentes y pasadas, nos convierte en voyeurs, en espectadores que, como Mister Scrunch en Cuento de Navidad, irrumpen sin permiso en mitad de una escena ajena y, amparados por la invisibilidad que les brinda el fantasma, se convierten en testigos privilegiados.
 
Y desde esa posición privilegiada compartiremos una noche de farra con Charly, un depredador, un adúltero patológico obsesionado por la amante que le ha abandonado. O sufriremos la angustia del padre de familia que no pudo escapar de la crisis, un hombre de cincuenta años que lo ha perdido todo, un hombre abandonado y deshauciado, dispuesto a acabar con su familia para así: "ahogar el dolor, el suyo, el mío; salvarles de la vida".También nos pondremos del lado de Julieta, una mujer que está viviendo sus últimos coletazos de juventud, y que sospecha, acertadamente, que su Romeo no tardará en cambiarla por otra mujer más joven. o nos enterneceremos ante el amor que siente Marc hacia Fiona, una mujer maltratada que no consigue escapar de las garras de su marido ante la presión que buena parte de su entorno ejerce. O alucinaremos en la cena de Nochebuena de Carlos y Silvia, una reunión familiar en la que se mezclan los vivos y los muertos con total normalidad. 

 Estas y otras historias las viviremos desde la primera fila, y así sabremos lo que piensan, e incluso nos pondremos en la piel de unos personajes que, poco o muy poco, tienen que ver con la mayoría de nosotros, y es que Zanón tiene un don para ello. Lo que escribe y describe uno lo ve, y no solo eso, también lo siente. Zanón consigue entrar en tu interior con sus palabras (es un poeta) y abrirte la mente y el alma a reflexiones y sentimientos complicados, duros, fuertes, sentimientos con los que no acostumbramos a lidiar. Aquí Zanón nos da un toque de realidad y, como si se tratara de una exposición de imágenes captadas por una cámara, retrata escenas que nos muestran la cara B de la felicidad, estampas de un mundo triste, oscuro y violento, un mundo lleno de callejones húmedos y malolientes, habitados por personajes que, al igual que tu y que yo, buscan amar y ser amados.

Zanón nos presenta una obra llena de locura, ira, violencia, lujuria, tristeza y nostalgia, pero también llena de amor y ternura. Una obra que se pasea por todos los estados de ánimo que el ser humano es capaz de experimentar, y lo hace con un estilo duro, rápido y directo, fiero y a la vez hermoso. Marley estaba muerto es una magnífica oportunidad para acercarse y descubrir el talento de Zanón, un escritor al que te imaginas disfrutar mientras escribe, a un artista que es capaz, en tan solo unos pocos párrafos, de dibujarte personajes complejos y más que creíbles, y de crearles mundos llenos de detalle y realidad.

Carlos Zanón es un creador transversal; poeta, novelista, guionista, crítico y articulista. Como novelista debutó en 2008 con "Nadie ama a un hombre bueno". Desde entonces diversos premios han adornado su carrera y su obra ha sido traducida y publicada en varios países.

Más sobre el autor



jueves, 28 de julio de 2016

Vicky tiene un vestido. Gema Samaro



Sí, Vicky tiene un vestido, un impresionante traje de novia firmado por Balenciaga que ha heredado de una paciente. Un vestido que será el detonante de todo, el punto de partida de una historia romántica con un previsible final.

 Sí, Vicky tiene el vestido, pero también tiene otras cosas. Tiene un trauma que superar, un sentimiento de culpa que le impide mirar hacia el futuro con ilusión. Vicky es una profesional preparada, una buena cardióloga que se preocupa por sanar los corazones de sus pacientes mientras ignora las necesidades del suyo. Vicky tiene una gran pena, y por eso, a pesar de que solo es una treintañera, se ha convertido en una mujer triste, gris, melancólica y, aunque da la sensación que nunca ha sido la alegría de la huerta, ahora Vicky parece una mujer que vive en un perpetuo lunes.


 Vicky también tiene una buena amiga; Marisol, una peluquera autónoma –presumo valiente-, madre soltera, aficionada al esoterismo, divertida y, sobre todo, muy “echá palante”, o sea, la antítesis de Vicky. Marisol es el punto pícaro de la novela, es la amiga optimista, colaboradora y aguanta penas que todas quisiéramos tener… siempre que estuviéramos dispuestas a tolerar cierta dosis de vergüenza ajena y frecuentes salidas de tono.

 
Vicky tiene un vestido, sí, pero también una responsabilidad con su legado. Su dueña quería que semejante joya luciera únicamente sobre el cuerpo de una mujer realmente enamorada, pero: ¿para qué quiere un vestido de novia una mujer que no cree en el amor ni en el matrimonio? Vicky lo tiene claro: hay que ponerlo a la venta y deshacerse de él lo antes posible. Sí, tiene unos requisitos que cumplir, debe encontrar a la pareja perfecta para el Balenciaga y así cumplir con la última voluntad de su amiga y paciente. Para que así sea, todo el proceso debe pasar por la supervisión del sobrino de la difunta; Joaquín, el galán de la historia.

Los ingredientes están servidos: una chica triste y desengañada, un hombre hermoso y dispuesto a sanarla, una amiga divertida y un poco vasta, una exsuegra pesadísima y una novia aún más, un amigo enamoradizo y un vestido de Balenciaga que espera en un maniquí para volver a ser utilizado.
Hasta aquí la reseña.  Si no queréis que os estropee el idilio con la obra no sigáis. Posible Spoiler

Valoración personal.  ( 2/5 ⭐⭐)

Debo reconocer que la novela me ha parecido un pelín floja y en ocasiones se me ha hecho pesada. En ningún momento me he sentido atrapada por la historia. Vicky, la protagonista no hace esfuerzos por caerte bien, al contrario, no la entiendes, no empatizas, lo tiene todo y no lo quiere, de hecho hasta acabas odiándola y deseando que se quede sola…pero eso, por desgracia solo pasa en la vida real. 

No entiendes como Joaquín, el chico “sanador” se fija en ella – que es un muermo recatado y conservador-,  y no sólo se fija sino que se ¡ENAMORA PERDIDAMENTE! Así que se pone manos a la obra, coge un pico y...Venga! a picar piedra, sin prisa pero sin pausa. Lo que haga falta el tiempo que haga falta, todo hasta que la señora  entienda que debe salir del letargo, del estado catatónico en el que ha sumido su cuerpo y su alma y se dé permiso para volver a sentir, en fin no dejo de ver aquí el cuento de la bella durmiente versión 2 o 3 punto cero.

Otra cosa que me ha parecido imposible: el carácter voluntarioso de Joaquín. No sé de dónde sacan la paciencia la mayoría de los protagonistas masculinos de estas novelas, porque en la vida real me da a mí que si en la primera cita la cosa no fluye se queda en eso; en primera cita, en un… ya te llamaré. También me da a mí que las mujeres con problemas, traumas, complicaciones o paranoias varias (y digo mujeres porque es el caso de nuestra protagonista) no son plato de gusto para muchos –los más- y si encima lo ponen difícil ni te cuento. Por eso aún me extraña más que Joaquín insista, no salga huyendo del marrón que le ha colgado su tía, y encima se embelese por una persona que está pidiendo a gritos que la entierren en un convento. Sí, he escrito enterrar en vez de encerrar.

lunes, 18 de julio de 2016

Donde los escorpiones. Lorenzo Silva



 Hace ya dos décadas que Lorenzo Silva dio vida a Bevilacqua y Chamorro, una pareja de la Guardia Civil que ha recorrido el país resolviendo entuertos y aportando sabiduría. En esta novena entrega el subteniente "Vila" y la sargento primero Virginia Chamorro, junto a su equipo de colaboradores, la cabo primero Salgado y el joven cabo Arnau, viajan hasta la base militar de Herat en Afganistán. Allí desplegarán su buen hacer para tratar de esclarecer lo antes posible la muerte de un soldado español.

 Pascual González aparece degollado por un utensilio típico afgano y sin señales de violencia. Las hipótesis que se barajan son varias: un ajuste de cuentas, un crimen pasional, un acto de terrorismo y hasta un suicidio, todo es posible y todo debe ser analizado en un escenario muy diferente al que está acostumbrado el equipo de Bevilacqua.

Veremos - y reconoceremos- a nuestros protagonistas rápidamente metidos en faena. La investigación criminal se inicia con los interrogatorios a los testigos - siempre un punto fuerte de la pareja- con ellos, además de mostrarnos el perfil de la víctima, iremos configurando nuestras teorías sobre el posible móvil. La dificultad se multiplica en este aspecto clave de la investigación, ya que en la base militar conviven ejércitos de diferentes países, todos con sus normas, formas y jerarquías propias.  Otro aspecto clave de la investigación; la recolección metódica de las pistas, se llevará a cabo como siempre: cumpliendo estrictamente con los procedimientos policiales, porque la pulcritud formal y moral es otro de los puntos fuertes del subteniente Bevilacqua. Así, a través del método, más alguna brillante idea del equipo, siempre espoleado y motivado por la buena gestión que de él hace Bevilacqua, se van acumulando las piezas que poco a poco habrá que encajar en un puzzle coherente  que dibuje el quién y el porqué. No será tarea fácil, a veces el método de análisis racional debilita otras miradas y perspectivas, pero sobretodo, no lo será  porque en Afganistán nada  es como es parece.

Lo novedoso en esta historia es que la experiencia de nuestros protagonistas en Herat, nos permite conocer los protocolos de la base y el difícil día a día de sus habitantes. Todo se refleja con detalle en esta cuidada novela negra, y es que Lorenzo Silva ha viajado hasta allí para aclimatarse al terreno y mascar el ambiente para documentarse como dios manda. El resultado: estamos allí a la vez que Vila y Chamorro, integrados en la jerarquía militar, tragando polvo del desierto y pasando calor, mientras somos testigos de como el equipo reflexiona y analiza, toma y repasa declaraciones, investiga y desgrana el caso. Como siempre, mientras la trama principal se va desarrollando, conoceremos las inquietudes personales, las ilusiones, los deseos y frustraciones que acarrean nuestros protagonistas, unos personajes muy trabajados y tan cuidados como los diálogos que se producen entre ellos, una verdadera delicia para el lector, un ejercicio literario que no solo nos divierte, sino que nos ofrece la posibilidad de conocerlos bien y participar de la intimidad que se ha ido creando entre ellos a lo largo de los años.

Conocí a esta peculiar pareja literaria en su debut el año 1998 con la novela "El lejano país de los estanques" y desde entonces han formado parte de mi vida. Silva escribe como pocos, para mí es puro deleite, un estilo hermoso y sencillo a la vez, profundo, intenso y ágil, tremendamente irónico - lo veréis en las reflexiones de Bevilacqua- y claro, muy claro, sin pelos en la lengua, si hay que criticar se critica, sin miedo. Así es su personaje principal, el inspector Rubén Bevilacqua, un uruguayo licenciado en psicología metido a guardia civil desde los treinta años y que ahora, una vez alcanzado los cincuenta se encuentra de vueltas de todo.  Un tipo realista, con preocupaciones y miedos auténticos, como los tuyos o los míos. Un profesional metódico y cumplidor que acepta la jerarquía y la disciplina interna del cuerpo al que pertenece pero que no teme a sus superiores. Un hombre valiente que junto a la inteligencia, perspicacia y saber hacer de la sargento primero, Virginia Chamorro se ha ganado un prestigio merecido a base de echarle horas y empeño a su trabajo.

Dejando de lado los diferentes casos e intrigas que han llenado cada una de las novelas, sin duda, en mi opinión, una de las valiosas aportaciones de Silva a largo de las nueve obras que componen hasta ahora la saga, ha sido la transformación de los personajes a lo largo del tiempo. Ha sido emocionante ser testigo del proceso de maduración vital de los protagonistas y de la consolidación de la relación profesional de esta pareja de guardia civiles. En la entrevista de Andrés Seoane al autor (enlace al final) nos enteramos que se prepara para una décima entrega y tal vez alguna más, y es que el inspector Bevilacqua se acerca inexorablemente hacia la jubilación.


lunes, 4 de julio de 2016

Amor y gin-tonic. María José Vela

La escritora María José Vela nos presenta a Abigail Ruiz (Abi para los allegados) la protagonista de esta entretenida comedia romántica que transcurre en las glamurosas oficinas de EveCare, una reputadísima multinacional francesa dedicada a la cosmética. Allí, en la sede madrileña, encontramos a Abi, una eficiente trabajadora que pasa más horas que un reloj luchando por prosperar y soñando con alcanzar una posición que la sitúe, a ojos de su ambicioso novio Mario, a la altura de sus expectativas.


Ya han pasado diez años de noviazgo y, aunque Mario ya no es la misma persona de la que se enamoró, Abi le ama con locura y espera el momento en que él de el paso definitivo y le "calce" el anillo de compromiso. Todo parece ir en esa dirección, todo parece indicar que será esa noche durante la cena romántica que Mario ha planeado el momento que marcará el principio de una nueva etapa para Abi.

Y en cierto modo así es, aunque no la de la forma planeada. Tras una discusión y unos cuantos gin-tonics nos encontramos con una Abi soltera, triste, desengañada y además con una resaca épica. Pasado el aturdimiento inicial Abi se preparará para recuperar a Mario. No lo tendrá nada fácil porque además de la oposición de sus amigas que no son muy devotas del ex, aparece en escena el Sr. Hugo Bos, un hombre de lo más atractivo, sexy, interesante y dulce que, contra toda lógica, se fija en nuestra Abi y se marca el objetivo de conquistarla. ¿Podrá Abi volver con Mario? ¿Tiene Hugo buenas intenciones? ¿Qué pasa con los gin-tonics y Abi?

Valoración personal  ( 4 /5 )

Me lo he pasado bien con Abi, y mejor con su amiga Loreto, una tipeja dura que parece tener un radar infalible para cazar caraduras. El protagonista masculino; Hugo Boss, es todo un interrogante, tan dulce y atento con Abi, tan entregado y dispuesto a sus caprichos nos pone en alerta desde el primer momento, y así nos mantendremos durante toda la novela, pendientes de los movimientos de este adonis que parece hechizado por los encantos de nuestra Abigail e inmune al bellezón de la jefa de ésta. Sin embargo su carisma y atractivo pronto nos conquistará, así pues, el bueno de Hugo contará con nuestro visto bueno - y el del radar de Loreto- para enamorar a Abi y rescatarla así de la relación/obsesión enfermiza que mantiene con Mario.
    
La historia está bien trazada y los líos, malentendidos, escenas llenas de humor e incluso giros inesperados de guión se suceden sin parar en esta fresca novela que se lee de una sentada y te deja buen sabor de boca. Abi, a pesar de inspirar cierto patetismo en algunas ocasiones y pecar de inocente en algunas otras, no deja de tener su punto salvaje y valiente y, sobretodo, un ácido sentido del humor que se refleja en toda la obra y nos levanta una sonrisa más de una vez.






viernes, 8 de abril de 2016

Peste & Cólera. Un capítulo de una obra global. Patrick Deville




Nos explicaba el escritor francés en una conferencia en Barcelona titulada: “Nuestro tiempo. La literatura, un viaje en el tiempo y en el espacio”, que está inmerso en un gran proyecto global que pretende finalizar dentro de quince años. Así, sus últimas obras publicadas, aunque pueden leerse de forma independiente, son un capítulo de esta inacabada obra global con la que quiere mostrar la historia mundial de la modernidad y, sobretodo, como se desarrolla el verdadero conocimiento humano.

Serán doce libros en total, compilados en cuatro trilogías, que siguen una progresión geográfica. La intención del autor es dar la vuelta al mundo dos veces. Deville inicia este ambicioso proyecto en América Central, concretamente en Nicaragua, con su obra: “Pura vida” (Seix Barral, 2005) donde sigue los pasos del aventurero norteamericano William Walker. Después continua su periplo por el mundo, siempre de oeste a este, hasta llegar otra vez al centro del continente americano; a México. Acaba la primera vuelta al mundo con su última novela: “Viva” (Anagrama, 2014) en la que narra la etapa en este país de León Trotsky y su esposa Natalia Ivánovna, tras huir de Stalin. La siguiente vuelta se hará en sentido contrario, de este a oeste.

Todos los libros empiezan desde el año 1860 hasta la actualidad. Deville dice que es el primer año en que todos los acontecimientos del planeta están interconectados y dependen los unos de los otros. Es el momento de la Segunda Revolución Industrial, del vapor y del inicio de la construcción del canal de Suez, es el momento en que se inicia la bacteriología y la vacunación con Pasteur tras demostrar que no hay generación espontánea. Pero, sobretodo, es el momento en que Europa decide que el conjunto del planeta – para bien y para mal- debe ser europeo. Con la obra de Deville viajaremos por el tiempo y por el espacio a partir de la vida de protagonistas geniales y a veces un poco locos. Este escritor excepcional conecta hechos, épocas y personajes con facilidad, y lo hace con una narrativa estimulante y singular. Sus novelas son el resultado de una exhaustiva investigación y estudio, por eso prefiere catalogar su obra como “novela sin ficción” porque todos los personajes, hechos, fechas y lugares son comprobables y verídicos. En Peste & Cólera, Deville, nos traslada hasta la Indochina francesa (Camboya, Vietnam y Laos) y nos presenta al primer médico que curó la peste; el sabio Alexandre Yersin. 

Tras documentarse con las cartas que su protagonista escribía a su madre, su hermana y sus colegas del Instituto Pasteur, sigue los pasos de este fascinante científico suizo nacionalizado francés que, a pesar de ser el descubridor del bacilo de la peste (1894) – liberando a la humanidad de un mal misterioso que la acompañaba desde hacía siglos-, no ha pasado a la historia con el boato y atención que merece el alcance de su logro.

Pero Yersin no solo fue un médico y bacteriólogo reconocido desde sus primeras tesis sobre la tuberculosis y la difteria. Yersin fue por encima de todo un hombre de acción, una mente inquieta, un aventurero que siente fascinación por el mar y que quiere emular la vida del médico y explorador británico David Livingstone. Por eso, tras acabar sus estudios de medicina en Francia, bajo la tutela y amparo del gran Pasteur, le escribe a su madre Fanny:” No me molestaría abandonar París porque el teatro me aburre, el mundo galante me da horror y todo esto no es más que una vida de no moverse.” Y eso hará en su juventud, no parar de moverse. A bordo del Oxus viajará al Extremo Oriente como médico de la Mensajería Marina dando rienda suelta a esas ansias de explorar nuevos territorios. Y así vivirá su juventud, observando y viajando hasta encontrar su propio paraíso en Nha Trang (Vietnam) donde formará su propia comunidad. Allí sí, en ese hermoso lugar, echará el ancla, y con casi cuarenta años dejará de moverse para llevar una vida ermitaña rodeado de ciencia y naturaleza.

Yersin es un hombre solitario que, aunque a veces viaja a París, prefiere vivir en Asia porque allí disfruta de una libertad que la regulada y civilizada Europa no conoce. Solo saldrá cuando la banda de Pasteur – los colegas con los que todo empezó- requieran su astucia científica para hacer frente a las mortales epidemias de la época, pero regresará siempre, asqueado y molesto por los egos desmesurados y las competencias estériles y dañinas entre sus colegas y las naciones.

A través de su larga vida (1863-1943), Deville nos muestra la evolución científica desde finales del XIX, el siglo del “progreso infinito” hasta la mitad del XX, “el siglo de la barbarie infinita”. Y aunque Yersin siempre intentará vivir de espaldas a la historia y la política, el autor dibuja una visión panorámica del contexto mundial en que se desarrolla la vida de este genial sabio: la colonización europea, las guerras mundiales y la descolonización.

Patrick Deville ( Saint-Brevin-les Pins, 1957) es un escritor francés, diplomado en literatura francesa y comparada y en filosofía. Fue agregado cultural francés en el golfo Pérsico antes de dedicarse a la enseñanza. Desde su debut literario en 1987, ha publicado doce novelas históricas, escritas tras un exhaustivo estudio documental. Sus libros se han traducido a una docena de idiomas, y en castellano ha publicado las novelas: El catalejo (Anagrama, 1990), Los fuegos artificiales (Península, 1994), Pura vida: vida y muerte de William Walker (Seix Barral, 2005), Ecuatoria (Anagrama, 2015) y la reseñada aquí, Peste & Cólera (Anagrama, 2014), ganadora del premio Femina, Premio Fnac y Prix des Prix (2012).


Última entrada

Cuando mi sombra te alcance. Carlos Salem